Tarifa del Subte: Justicia emite cautelar y amplía beneficios de abonos

Imagen

Miércoles, 16 Abril 2014

  La jueza Elena Liberatori aceptó la propuesta de SBASE de crear un abono de 20 viajes a 85 pesos, sin vencimiento. Con este esquema, cada pasaje...

Barrios de las Comunas 12 y 15 se volvieron a inundar

Imagen

Jueves, 10 Abril 2014

En la madrugada del martes último, cayeron 37 milímetros durante una corta pero torrencial lluvia que anegó nuevamente Saavedra, Nuñez, Parque...

Las travesías porteñas de Cortázar compiladas en un libro

Imagen

Martes, 08 Abril 2014

  ParqueChasWeb entrevistó a Diego Tomasi, autor de una investigación fascinante, que revela aspectos nuevos, a menudo desconocidos, de la vida y...

Las inundaciones, los inundados y los inundables

Imagen

Jueves, 03 Abril 2014

  Vecinos de barrios porteños y localidades bonaerenses afectados por el desborde del arroyo Medrano, realizaron una Marcha del Silencio hacia el...

Marcha del silencio a un año de la inundación del 2 de abril de 2013

Imagen

Martes, 01 Abril 2014

    La Coordinadora de Inundados convoca a esta movilización que partirá el miércoles 2 de abril desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos...



Apoyo al equipo de producción del corto Una esquina imposible

Imagen
Martes, 18 Marzo 2014

Vecinos, instituciones barriales y amigos pueden participar de la campaña solidaria para financiar la difusión de este proyecto cinematográfico. ...

Se realizará en Parque Chas una jornada del Programa Nacional de Tenencia Responsable y Sanidad de Perros y Gatos

Imagen
Viernes, 07 Marzo 2014

  El 14 de marzo de 2014 a las 19 hs. se realizará una reunión organizativa en el Salón Institucional "26 Diciembre 1976" de la Filial 060 del...

Cumple dos años un curso de Jardinería inclusiva

Imagen
Viernes, 14 Marzo 2014

    La Facultad de Agronomía de la UBA realiza un proyecto de extensión con la Escuela Nº 6 de la Ciudad de Buenos Aires, que promueve la...

Un recurso de amparo para evitar el aumento del subte

Imagen
Martes, 11 Marzo 2014

  El legislador porteño Alejandro Bodart se presentó en la Justicia para que el gobierno de la Ciudad "se abstenga" de efectivizar el aumento a...

Barrio de Chacarita: Denuncian irregularidades por obras en una plazoleta inaugurada en 2011

Imagen
Viernes, 14 Marzo 2014

  Los integrantes de la Junta Comunal 15 FPV; Camila Rodríguez, Luis Cúneo y Carlos Grisafi (Chacarita, Villa Crespo, La Paternal, Villa...

Comuneros denuncian vaciamiento de las Comunas

Imagen
Viernes, 07 Marzo 2014

  Los miembros de la Junta Comunal N° 15 Luis Cúneo, Camila Rodríguez y Carlos “Lito” Grisafi del Frente para la Victoria y Carlos Méndez de...

El dolor de ya no ser: En los últimos años las torres cambiaron la fisonomía de Villa Urquiza

Imagen
Miércoles, 26 Marzo 2014

  El barrio de Villa Urquiza es el que más creció en altura en los últimos años en la ciudad de Buenos Aires por su gran número de...

Denuncian que fue intencional la quema de la Huerta de Saavedra

Imagen
Miércoles, 12 Febrero 2014

    Integrantes del espacio cultural CUCOCO (Cooperativa de autogestión de la Huerta de Saavedra), informaron que se iniciaron focos de incendio...

Asuntos Murgueros I

Imagen
Martes, 10 Septiembre 2013

  Quinta entrega del Negro Ariel Prat, en la que nos habla del reconocimiento al ritmo de Murga Porteña aportado por las hinchadas de nuestro...

De argentinos en el exterior I

Imagen
Miércoles, 22 Mayo 2013

  Cuarta entrega de la columna del Juglar Ariel Prat, en el Portal de Parque Chas.   Recuerdo en Zaragoza, allá por el 99. Yo hacía pie a...




You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.

Si tenés dudas sobre tu identidad, acercate a Abuelas de Plaza de Mayo.

Vecinos de Parque Chas en el mundo

  • Memoria de mi barrio

    Memoria de mi barrio

  • "Mi infancia en Parque Chas"

  • ¿Barzana o Bárcena?

    ¿Barzana o Bárcena?

  • ¡Hola a todos!

    ¡Hola a todos!

  • Mi Barrio Parque Chas

    Mi Barrio Parque Chas

Memoria de mi barrio


Desde California, Estados Unidos, se comunicó con nuestro medio el Doctor Carlos Rossini Rojas. Navegando por Internet en un cibercafé de un país asiático y, Google de por medio, encontró el Portal digital del barrio de su infancia: Parque Chas. Actualmente es Director de Regulaciones Internacionales para Instrumentos de Investigacion Cientifica.
Se tuvo que ir de Argentina en el año 1968 "de apuro" puesto que no quiso sufrir la misma suerte de su padre (torturado y asesinado por los supuestos defensores de la patria). A ello se unieron sus muy tristes experiences con la "Federal" y sus atropellos a la Facultad de Ciencias Exactas (Peru 222), más los hechos que empezaron a ocurrir en la Comisión Nacional de Energía Atómica-CNEA (dirigida por marinos) y el pronóstico (que resultó correcto), de la implantacion de una dictadura militar: "muchos de mis companeros de universidad comenzaron a "desaparecer" algunos cientificos declarados de izquierda.

Agregó que, "desde lejos pude apreciar con extremo dolor como Argentina fue destruída, y como los ideales de crear una clase media educada fueron olvidados". Desde entonces nunca más volvió a su tierra.

En respuesta a nuestra invitación, se animó y dicidió remitirnos sus recuerdos, por que "esos que fueron mis pagos, la memoria solo quiere recordar el barrio aquel (Parque Chas) sus callecitas dobladas, sus vecinos protectores y amables como una familia extendida, sus veredas angostas, pero suficientemente anchas, para acomodar las sillas de los vecinos en camiseta durante tantas nochecitas calurosas del verano consabido".


Los recuerdos


En realidad los recuerdos de Parque Chas, con mis amigos y mis ensueños juveniles son los únicos que la mente quiere conservar de "ese" lugar del mundo donde abuelos italianos y españoles quisieron crear la "utopia" que la vieja Europa se negaba a darles. Nunca he regresado desde entonces.

Dio la inmensa casualidad que por primera vez encontré el excelente sitio de Internet dedicado al recordado Parque Chas durante uno de mis frecuentes viajes profesionales a países Asiáticos. Fue allí, junto a las orillas calmas de un rio lejano (Singapore River) que en un momento perezoso, durante un fin de semana, encontré un pequeño y muy moderno "Internet Café".

Por supuesto, todos hemos oído de las maravillas de Google como un "motor" extraordinario para la búsqueda de material insospechado. Allí, allí por vez primera me aventure a escribir las palabras de mi barriada inolvidable: "PARQUE CHAS".

Allí reconocí lugares queridos y con emoción escondida se me hizo el consabido "nudo", y, apasionadamente, devore TODA la información de esa página creadora, allí sentado en una mesa "computeril" rodeado de sonidos extraños y hierbas aromáticas. Allí mi atención recayó sobre una carta escrita por Juan Carlos Beiroa. Las memorias y correrías de SU calle Marsella ocurrieron a 3 cuadras de mis casa, entonces le he escrito una respuesta que transcribo a continuación:

"Estimado Juan Carlos: he encontrado tu mensaje narrativo de Parque Chas. Chiquito parece este mundo, tantas casualidades han sobresaltado mis emociones con memorias y encuentros inesperados en Beijing, Tokio, San Sebastian, Hong Kong. Casi siempre algo inesperado, encontrar a un amigo de la Facultad (Ciencias Exactas, Perú 222 justo enfrente al caballo de Roca) trabajando de mozo en un restaurante en Tokio.

Encontrar un abogado argentino atendiendo las mesas de un lugar "justito" enfrente de un Castillo Feudal en Kyoto, o encontrar una "churrasquería" argentina en el corazón del viejo Bremen. Allí junto a lo que fue la base mas grande de submarinos en Alemania encontrar un restaurante haciendo propaganda por "empanadas Salteñas", en el corazón del Madison (Wisconsin, USA). Pero poniendo todo junto, estimado Juan Carlos, tus memorias me tocan muy de cerca, acelerando mis sentidos hasta el punto de volver a "oler" los árboles del barrio en que nací..."

"Ahora, desde lejos, desde cuando tuve que dejar a esa Argentina (que duele!!) el recuerdo de la vecindad perdura, y revive con una fuerza única, más allá (mucho más allá!!!) de los clarines, de las banderas y de las crueldades que a tantos de nosotros nos hicieron partir..."

"Nací en la calle Tréveris entre Torrent y Gamarra en una casita soleada con jardines cuidados al frente y un fondo con flores donde mi imaginación hacía "teléfonos" con cuerdas y latas vacías. Mi madre era Profesora y mi padre Abogado. Un abogado que formaba parte de un grupo que pugnaba por la fundación de una Sud América unida, una Confederación Latinoamericana del Sur... (Curioso justo ahora con la expansión del MERCOSUR con Venezuela, Bolivia, Uruguay, Paraguay, Argentina).

Pero justo fueron los años de la continuación dramática de la hegemonía militar en todos los aspectos de la civilidad. Mi Padre, como tantos otros intelectuales, fueron detenidos por los militares, azotados bajo la ducha de agua de la federal...la muerte no tardo en llegar...

Con mi madre y mi hermanita fuimos a vivir a la casa de mis abuelos italianos, allí a solo 3 cuadras de Tréveris, cruzando la Avenida de Los Incas. Allí estaba la casa querida en el Pasaje "Del Temple". Cómo recordar aun la palmera enhiesta al frente de la casa con jardines de flores altas y hierbas que fueron mi "jungla" donde me "perdía" esperando encontrar algún temido pirata de Sandokan (Salgari, Los Piratas de la Malasia, muy cerca desde donde escribo ahora estas memorias...).

Con el lado de la casa poblado con árboles de mandarinas, limones y el consabido parral colmado de frutos entre sus hierros de verde color... Recordar en los veranos TAN largos el trote del caballo empujando el carrito del repartidor de hielo, de las tardas colmadas con gritos de "Helados Noel", y el viejito Sirio libanés vendiendo factura engrasada con sabor delicioso.

Al casarse mi Madre por segunda vez nos mudamos a una casa de 2 pisos en la calle La Haya..."casi" esquina Triunvirato...de allí se despiertan mis recuerdos más concientes y emociones mas intensas...enfrente de mi veredita estaba la Farmacia Roma que fue como mi segunda casa, al ser tan amigo con el hijo del farmacéutico (Julio Hermann) Daniel.

Farmacia y herboristería donde atrás del mostrador jugamos entre las hierbas medicinales, frascos inmensos con nombres incomprensibles, olores, sentido que aun pueblan mi olfato. Después Daniel se mudo y la farmacia fue comprada por el Doctor Gregorio Feldman. Un hombre intelectual, erudito, bohemio, extraordinaria persona, lleno de compasión humana y amor por las ciencias

Allí, al lado de la farmacia estaba la casa y consultorio del Dentista (Dr. Velo), escalinata de mármol larga y empinada donde con sus hijos Jose Pedro, Miguel Ángel y Luisito jugábamos tantos días calurosos para la "rabieta" de los que necesitaban al dentista y tenían que "esquivar" a esos mocosos insistentes y juguetones....

Más allá junto al dentista la casa de unos vecinos amabilísimos, pero incomprensibles para nosotros. Era una familia Alemana con nietos hablando Alemán, dándonos a nosotros el "gusto" del "Tercer Reich". Allí aprendimos a mostrar nuestros dedos en forma de "V" que, por supuesto, motivaba la furia y desconsuelos de los amables vecinos.

Siguiendo está la casa de una familia vasca misteriosa, solitaria y (aparentemente) muy rica....seguía un terrenito perpetuamente vacío, seguido por la casa de Don Salomón que con su bicicleta vendía cortinas y ropa de cama en cómoda cuotas mensuales (pagos que duraban años mucho más que la mercadería culpable de la deuda). En un departamento al fondo de la casa de Don Salomón vivía uno de mis más grandes amigos: Jorge Domingo que con su familia emigro desde las Filipinas buscando refugio de los belicosos militares japoneses.

Aun mas allá seguía la preciosa y antigua casa Colonial de mis queridos amigos chilenos. TANTOS hermanas y hermanos: Santiago, Hermogenes, Benjamín, Tato, Lucila, Victoria, Rosita. Entonces todo estos recuerdos se circunscriben a esa maravillosa "vueltita" de calle La Haya, esos cien metros hasta Triunvirato fueron mi Reino, mi Latifundio, Tierra y semilla de mis emociones y de mi futuro.

Todos los domingos era sagrado ir a la matinée del cine Parque Chas (tertulia 10 centavos, Platea y Pulman 40 centavos) desde la 1 de la tarde hasta las 6...tres películas más dibujos animados, más noticieros. Cualquier función que durara menos de cinco horas, cualquier función que no nos hacia salir con los ojos congestionados era considerada como "una estafa" perpetrada por la compañía de Clemente Lococo, hacia nosotros, los pobres niñitos "indefensos" de la barriada lindera.

Por supuesto, al terminar la función era obligatorio comprar una porción de pizza en "Los Espejos" (exquisita..la mejor del mundo!!!) con la muzzarella formando hilos interminables sobre la bandera roja pintada sobre los tomates.

A veces, cuando festivales cómicos especiales (Chaplin con obsequio a todos los niños) tenían lugar en el cine 25 de Mayo había que caminar por Triunvirato hacia la sala "lujosísima", donde una vez Carlos Gardel provocó el desvelo y suspiro de todas las chicas jóvenes de los barrios aledaños. Pero tantas otras veces el cine 25 de Mayo estaba dedicado a películas mejicanas colmadas de bigotes machos y sombreros grandes como paraguas...con los pantalones de Cantinflas limpiando el suelo y con un lenguaje que "apenitas" podíamos entender.

Creciendo...como jovencito...con los amigos por las tardecitas caminar alumbrado por el esplendor y las luces de Triunvirato hasta Monroe (la famoso vuelta del perro).Caminar hacia la vidriera de la pizzería donde una mujer robusta y simpática hacia empanadas justo detrás de la vidriera. Jugosas, calentitas...con un olor de fritura inmortal.

Caminar por Triunvirato...cada caminata despertando un deseo...cada caminata mostrando progreso y esperanzas...cada caminata con ojos movedizos admirando las chicas guapas, guardando en el pecho un "piropo" ensayado frente al espejo y que se negaba a nuestros labios...caminar...allá va...el tranvía 7...desde Guanacache hasta Reconquista y Corrientes (en el verano la línea se extendía hasta el Balneario Municipal).

Cuantas veces...con 10 "guitas" me he sentado en las ventanillas grandes del tranway...pasando horas mirando, absorbiendo aquel Buenos Aires)...o tal vez el tranvía 15 hasta Retiro o el 90 hasta Constitución...o tal vez "jinetear" con los saltos de colectivos y ómnibus 49, 71, 108, 113..y el famoso Expreso Pilar 141, corriendo a lo largo de Avenida de Los Incas. De nuevo en la memoria el incesante ruido y movimiento de un creciente Triunvirato...dinámica que más tarde en mi vida alimento mis deseos por participar y descifrar el misterio que encierran las grandes ciudades del mundo...

Durante tantos años de estudiante, desde la esquina de Triunvirato y Los Incas (veredas de "Grandes Tiendas Las Viñas") tomar un colectivo hasta el subte Lacroze...hasta Leandro Alem...caminar por Paseo Colon hasta llegar al Otto Krause, cuna de mi desesperación y sufrimientos de estudiante...cuna de mi agradecimiento por ponerme en el camino de la Ciencia.

Caminar más aun, caminar hacia la escuelita de Triunvirato y Acha (escuela No 7, consejo escolar 14)...caminar...caminar por Triunvirato con empedrado desparejo en perpetua lucha con los rieles tranviarios...caminar por vereditas rotas que cedían su terreno a los árboles forzudos de raíces incontenibles....caminar ..caminar por el mismo sendero que estaba a todas horas poblado por las negras carrozas de los coches fúnebres en el viaje fatal hacia la morada chacaritense...y al caminar aun más...por la otra vereda tomar un cucurucho de helado...vainilla y chocolate para mi, frutilla y limón para mi hermanita...

Heladería "Bimbo", allí junto al kiosco de cigarrillos y Gran Café y Billares "El Central", hasta donde llegué a ver una "vitrolera"....hacia el otro lado de Bimbo...estaba la Tienda de "El Turquito" y siguiendo...Panadería Las Delicias...con Bombones, Masas Finas y un Pan francés que solo tuvo rival en una pequeña panadería cercana a Montmartre.

Caminar, caminar nuevamente por Triunvirato...hacia Monroe...mirar nuevamente a las chicas (lindas e inalcanzable todas ellas!!!) mirar con un rubor que nos llegaba a la frente...caminando sonando con el futuro...con Jorge Domingo, Jorge Bettini (muchacho buenísimo!!) con los Velo, con el Turquito Di Biasi, con los hermanos de la Bomboneria Gloria...y aun (a veces) animarse a comer una porción de pizza en la esquina de Ginebra y Triunvirato...pizza "apenas" comestible, pero donde la torta de Ricota era una delicia absoluta!!!

Caminar con mi mente...sigo haciéndolo en lugares muy lejanos y casi ignotos, caminar entre versos de Gagliardi que también aprendí...caminar siempre...como destino...con las luces de Triunvirato...con los ojos puros iluminados por la ilusión…con ojos que quisieran volver a mirar aquello que fue...aquello que aun sigue estando vivo en mis pupilas...con colores...con esperanzas nuevas y con las flores que aun le debo a mi Madre".

28/09/06

Leer más...

"Mi infancia en Parque Chas"


Queridos amigos de Parque Chas, yo también formo parte de aquellos privilegiados que pudieron pasar su infancia y adolescencia jugando en las calles de nuestro querido barrio. Nací en Av de los Incas al 4500, entre Triunvirato y Torrent. Fui a la escuela n° 7 en Triunvirato y Mariano Acha, después llamada Domingo Matheu.

Como mis compañeros de clase vivían también en el mismo barrio, pasábamos los momentos libres andando en bicicleta por el barrio (así fue como terminamos de conocerlo muy bien) y jugando en la placita Dominguito Sarmiento o al fútbol en la plaza del Trébol. Alli jugabamos a las bolitas con Carlitos, aprendimos a jugar al metegol y de más grandes aprendimos al billar.

Me acuerdo muy bien de los comercios en torno a mi casa, ya que de chico acompañaba a mi madre a hacer las compras: Enrique, el almacenero de la esquina (Los Incas y Torrent), las panaderías “Las Delicias” (av. Triunvirato) y “Diana” (Cádiz), la heladería “Parque Chas” sobre av. Triunvirato y la famosa pizzería PinPun, en Triunvirato esq. Donato Alvarez (hoy Combatientes de Malvinas). Un gran recuerdo también era la desquería ReQuiBo, ya que en los años 60 invitaba artistas y hacían espectáculos en vivo en un escenario que se armaba sobre la vereda.

En aquellas épocas pasábamos todo el tiempo en la calle con mis amigos (Carlitos, Miguel Angel, Alfredo y el gordo Carlos), andando en bici o simplemente jugando en la vereda. Recuerdo las tardes de verano en carnaval, paseándonos con las bombitas o con los pomos de agua buscando chicas para mojarlas.
Siendo un poco mas grandes, ya en los 70, nuestro pasatiempo favorito era jugar a la pelota en la calle, para eso teníamos diferentes “canchitas” en función del estado de animo de los vecinos. Una era en el pasaje Del Temple. Jugábamos un “frente a frente” usando como arco la puerta del garaje de una casa (del tano Enzo) y el paredón de la casa de enfrente. Cuando los vecinos nos echaban ya que los pelotazos en las puertas eran realmente insoportables, nos mudábamos a Torrent que tenia la ventaja que las veredas eran mas anchas pero el inconveniente que la calle era de adoquines (la pelota no picaba muy bien) y además pasaban mas autos. El otro lugar favorito para hacer buenos picados era el pasaje Behring. Allí vivía uno de mis mejores amigos, Miguel Ángel y recuerdo que pasábamos gran parte de nuestro tiempo en su casa, jugando en la terraza a los autitos cuando éramos pocos y cuando se juntaban unos cuantos bajábamos y jugábamos al fútbol. Se armaban unos lindos picados ya que había una barra de pibes un poco más grandes que nosotros que siempre nos desafiaban. Un partido histórico fue cuando una vez les ganamos ya que nosotros ya habíamos crecido lo suficiente para jugar mejor que ellos al fútbol, fue uno de los días más felices de nuestras vidas.

En paralelo con nuestra actividad futbolística y teniendo en cuenta que ya teníamos entre 14 y 15 años, comenzaron los bailes con las chicas del barrio.

Como en esa época íbamos a escuelas separadas, es decir los varones y las chicas iban a escuelas diferentes, nuestro dialogo con chicas de nuestra edad era limitado y además ninguno de nosotros tenia hermanas de nuestra edad. De modo que el primer contacto con chicas para poder invitarlas tuvo que organizarse tipo operación comando. Con Carlitos habíamos visto que Nora, una de las chicas del barrio que nos gustaba pasaba todas las tardes por la puerta de mi casa volviendo del colegio. Así fue como una tarde (después de haber pasado una semana pensando que decir) tomamos coraje y nos acercamos a ella para proponerle hacer un “asalto” como se decía por esas épocas en casa de Miguel Ángel.

Las chicas se ocuparían de la comida y nosotros de las bebidas. La idea tuvo éxito ya que Nora invito a sus amigas, Maria Elena y Liliana y un sábado hicimos la fiesta en la terraza de la casa de Miguel. El solo inconveniente fue que ellas eran tres y nosotros seis, así que tuvimos que organizarnos para que todos pudieran bailar. Todo funciono de maravillas hasta que el papá de unas de las chicas llego furioso a la fiesta protestando ya que había visto a su hija bailando “muy abrazada” con uno de los chicos ! Después nos enteramos que el muy pícaro se había subido al tanque de agua de su casa (sobre la calle Arismendi) y desde allí espiaba lo que hacíamos en la terraza de la casa de Miguel que daba sobre Behring. Ese evento no tuvo influencias sobre los futuros bailes que seguimos haciendo en diferentes casas, pero la anécdota del papá subido al tanque de agua permaneció latente ya que inconscientemente siempre mirábamos alrededor nuestro mientras bailábamos los “lentos”.

Luego fuimos creciendo y salimos de los límites de nuestro barrio. Comenzamos a ir a bailes de estudiantes organizados por los colegios para juntar dinero para el viaje de fin de año, o sino a locales bailables, San Jorge sobre la calle Nazca o a Vicente López u Olivos que estaba muy a la moda en esas épocas. Eso nos permitió hacer otras amistades y sobre todo conocer a nuestras novias y con el correr del tiempo organizar nuestras vidas de otra forma, los estudios universitarios, el trabajo, fundar una familia y en mi caso seguir mi carrera en el extranjero. No obstante eso, por suerte pudimos mantener esa profunda amistad con los amigos de la infancia y seguir en contacto o viéndonos de tanto en tanto para recordar lo que fue para nosotros los mejores años de nuestras vidas, nuestra infancia en Parque Chas.

Desde Francia nos escribió Natalio Vita/ Fecha de Publicación:14/08/09

Leer más...

¿Barzana o Bárcena?

Remembranzas de Parque Chas y algo de mi historia.
He vivido mi infancia y gran parte de mi juventud en la calle Llerena entre Avalos y Bauness, casi enfrente del Club SABER, precisamente en la zona ahora incorporada a la denominación del barrio, antes era Agronomía.

Mi colegio primario ha sido el de la calle la calle Andonaegui, entre Llerena y Arismendi, allí se cruzaba la diagonal actual Benjamín Victorica pero muchos conocidos de aquellos años iban al Petronila y gran parte de mis amigos y juegos se relacionan con las calles curvas del "pleno" Parque Chas, más allá de la Avenida de los Incas.

Desde niño he integrado equipos de basket de SABER, empezando con la denominada categoría de "Pulguitas", luego "Juveniles" hasta llegar a la Tercera División, aunque debo indicar que ya allí chupaba banco porque había muy buenos jugadores.

No puedo pasar por el barrio sin que me sea grato pasar por la Plaza de Gándara y Bauness frente al Club Trébol donde tantas veces jugué al basket o pasé muchas horas en sus juegos, casi únicos, las bolitas, el rango, algo de pelota. También nos juntábamos en la otra plaza cercana de Marsella entre Gamarra y Avalos.

Recuerdo con nitidez los veranos, ya sin colegio, en esas plazas donde nos encontrábamos en barra jugando y mojándonos con los bebederos poniendo el dedo para soltar un chorro alto y mojarnos alegremente.

Es imposible no sentir la sensación de las largas tardes en el cine Parque Chas, hoy garaje, donde nos pasábamos viendo tres películas al hilo en una verdadera maratón, o aprovechar un intervalo para colarnos en un descuido del controlador entrando en tropel.

También teníamos por allí amiguitas y todavía puedo recordar la emoción de un primer beso, la búsqueda de los sitios más sombreados para darnos la manito, en fin cosas de niños ya pasando a jóvenes.

Al crecer ya los amigos fueron cambiando, el colegio secundario fué más lejano. Muy joven empecé a trabajar en los veranos arreglando cajones de vino de madera de las Bodegas Escorihuela y Arizu en el taller de Ricardo Licciardi, eso ayudaba a tener unos dineritos propios y hasta darse corte fumando unos Chesterfield ¡importados!

Ya después terminé el secundario en el Colegio nocturno de Triunvirato frente a la Plaza de Villa Urquiza al trabajar casi todo el día en una tienda mayorista del Once y finalmente la Facultad.

Antes de recibirme de Farmacéutico, en segundo o tercero, entré como becario en la Comisión de Energía Atómica (CNEA), hecho que marcó completamente mi rumbo profesional ya que me dediqué desde entonces, como investigador, a la protección contra las radiaciones de las personas y el medio ambiente. Estuve un año becado en Francia, recién casado, donde perfeccioné mis conocimientos además del de la lengua francesa.

En la CNEA tuve la oportunidad de integrar un equipo de gente profesionalmente brillante bajo la dirección del Dr Beninson gran didacta y de excepcional inteligencia. Los hitos más importantes fueron los estudios ya bien aplicados para autorizar a la primera Central Nuclear Argentina, Atucha, después buscando un emplazamiento adecuado en Córdoba estudiando las condiciones ambientales en la zona de Los Molinos y finalmente en Embalse del Río Tercero.

Este trabajo requería un gran contacto internacional y así fui también perfeccionando el imprescindible idioma inglés y viajando bastante por el mundo.

Estuve también todo el año 1978 en España por acuerdos de colaboración bilaterales. En un cierto momento las convulsiones políticas y económicas no dejaron de influir en una institución pública como CNEA y es precisamente en el año 1986 que me ofrecen volver a España, lo cual acepté por un período transitorio de un año.

Una vez en Madrid, en el actual centro nacional de investigación, CIEMAT, antes Junta de Energía Nuclear, inicié tareas nuevas, creé un Grupo de Trabajo y prolongué mi estancia hasta decidir quedarme. Actualmente tengo una Jefatura y posición importante en proyectos de investigación y en Comités Científicos europeos. Actualmente soy jefe de una Unidad en el Departamento de Medio Ambiente. Mis dos hijos son titulados universitarios y con parejas españolas, hoy ya también tengo un nieto y otro en camino.

La nostalgia de la tierra no se pierde nunca, recuerdo que al volver por primera vez reconocía olores que nunca antes había notado, era como ser un naúfrago de lujo, tenía trabajo, la doble nacionalidad, pero me sentía como suspendido en una isla imaginaria en medio del Atlántico. He llegado a decirme ¡qué hago! y al final poco a poco esa sensación se va diluyendo con el tiempo con otras vivencias nuevas. Además la familia ha ayudado mucho al desarraigo y, por cierto, que los avatares de inestabilidad en Argentina también contribuyeron.

He tenido una ventaja importante al poder volver por razones de trabajo a países vecinos o al mismo Buenos Aires y siempre he podido pasar unos días allí de visita, con mi hermana y mis amigos de toda la vida, algunos fueron desapareciendo en años sucesivos, es la vida. Últimamente he podido estar en Buenos Aires dos veces al año y precisamente estuve ahora en ese marzo tan lluvioso y volveré en julio a dar unas conferencias en un curso internacional como experto de Naciones Unidas.

Siempre cruzo andando Parque Chas y haciendo algunas fotos de las casas que quedan tan características al ir desde la casa de mi hermana en Andonaegui y Mendoza a la de mi amigo Oscar Le Pors en Llerena y Bucarelli. Oscar conserva la afición de hacer unos asados fabulosos, los primeros y últimos que disfruto con fruición en cada viaje.

Hay que decir también que Internet nos acerca mucho, hasta puedo conversar delante de una computadora, enviar y recibir mensajes, fotos, leer el Clarín o La Nación, también la web de Parque Chas, seguir las noticias, en fin enterarme un poco de todo, hasta tal vez más que estando allí mismo paliando así esa melancolía que lleva el recordar tan buenos tiempos.

Por David Cancio (para ParqueChasWeb)
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 


Una curiosidad sobre el posible origen del nombre de una calle de Parque Chas y Villa Urquiza

Publicamos la crónica que nos envió desde España nuestro lector David Cancio, unos de los tantos antiguos habitantes de Parque Chas que en la actualidad viven en distintas partes del mundo.
La historia trata de un hallazgo referido a una de las calles que surcan el barrio laberinto y Villa Urquiza.



gentileza David Cancio - Asturias 2007

"Soy un antiguo habitante del barrio, vivo en España desde hace 21 años, no obstante voy bastante a menudo a Buenos Aires y cruzo siempre el barrio Parque Chas porque tengo una hermana en la calle Andonaegui que a su vez tiene un local en la calle hoy llamada Barzana y que durante muchos años he conocido como Bárcena.

Leo de vez en cuando la página web de Parque Chas y aprecio mucho el esfuerzo vuestro en propiciar la misma.

Hoy quisiera informarles de una curiosidad que me encontré por España:

Al visitar Asturias, durante la Semana Santa, nos encontramos en el camino con un pueblo que curiosamente tiene los dos nombres que tuvo (y tiene) la calle de Villa Urquiza bien conocida por mí. Barzana es seguramente el nombre original del pueblo español en dialecto asturiano y Bárcena en castellano (recordar que durante el gobierno de Franco no se permitían las lenguas locales). No me extrañaría nada que finalmente sea algo relacionado con la calle de allí, incluyendo el cambio de nombre.

Me gusta más creer que sea el nombre de un pueblo que existe todavía y que algún paisano de allí lo llevó a Argentina, como ha ocurrido con tantos otros que me encuentro por aquí tan lejos.

Un cordial saludo y reitero mis felicitaciones, espero también ir al Centro recuperado del 25 de Mayo a ver alguna buena obra de teatro como en otros tiempos".

¿Casualidad o causalidad?

Como nuestro lector David, nosotros también preferiríamos creer en este interesante hallazgo; cuya consecuencia se remonta a la censura de los dialectos o lenguas locales españolas durante la dictadura de Francisco Franco, y que por algún motivo se trasladó a nuestro barrio.

S
egún el libro
"Barrios, Calles y Plazas de la Ciudad de Buenos Aires, origen y razón de sus nombres (Instituto Histórico de la Ciudad) la calle Barzana fue impuesta por la Ordenanza 35.161/1979: "Alonso Barzana" (1528-1598). Español, que vivió en Perú y asistió a "Túpac Amaru" en su prisión. Fue autor de varios vocabularios, en especial el "Arte de la lengua toba".

Anteriormente la Ordenanza del 28-10-1904 le asignó el nombre de "Bárcena" por un médico jujeño, gobernador de su provincia, luego de Caseros, quien participó en el Acuerdo de San Nicolás.

 

Fecha de Publicación:18/04/07

Leer más...

¡Hola a todos!

JORGE EMILIO VECELLIO, vivió en Gandara entre Avalos y Berlín (lado placita del Trébol.
Hace un par de años más o menos JORGE decidió abandonarnos físicamente pero para sus amigos y familiares es inmortal.
Hace un año más o menos una de sus hijas, NATI me envío este poema que encontró entre otros y en su recuerdo me veo en la obligación de hacerlo público.

El gordo…, del que habla en el poema es EDUARDO CAMBERO que vivía en Londres y Gandara.
LUIS…, es LUIS BRUNETTI que vivía en La Haya entre Berna y Triunvirato, Q.E.P.D. y era primo del negro MANGIALABORE también Q.E.P.D.
Yo que vivía en Gandara esq. Berlín (lado placita del Trébol), hasta que un día decidí recorrer mundo y me alejé del barrio más encantador del mundo.

Recuerdo gente maravillosa como los SMURRA de la calle Marsella, ARTURO de la misma calle, PESCADITO creo que vivía en GAMARRA, MORENO que fue compañero de colegio y vivía en Gandara y Londres, MEMO de Gandara, CELESTE de Gandara, EL negrito ORTIZ del pasaje BEHRING que fue campeón argentino y sudamericano de lucha, el negro SEGURA de Gandara en fin…, infinidad de gente del lado de la placita de Gandara y Gamarra.

Quiero hacer una mención especial a AZUCENA SMURRA que era como un sol que iluminaba la calle Marsella.
Del lado del Trébol, ERNESTO PIAGGIO, los BOUTET, GONZALITO, PINO, CLAUDIO el tuerca, JULIO ACHY, AMADO ACHY, JOSEFA ACHY, CARLITOS PAGURA, SOUTO, TUZIO, el negro COCO GUZMAN, CHICHE, ROSITA y CARLITOS PERTICONE, NELLY y CARLOS PLAISANT, OSCAR e ISABEL de Berlín, los COLUCI también de Berlín, SARA y ALFREDO de Dublín y Gándara, SAMUEL OFFMAN, BERTA y sus hijos FITO y JORGE, MANUEL el asturiano que tenía el almacén frente a mi casa, don JOSÉ PELLIGRÓ con su esposa CATALINA y sus hijos CATALDO y MINGO, por el lado de Liverpool recuerdo a CRISTINA ECHEVERRIA, LILIANA VACCARO, JUANITA, el negrito hormiga Q.E.P.D. de la calle Varsovia, también CACHO CERDEIRA de esta misma calle.

El gordo RADICHETA de Andonaegui…, MARCOS y su hermano MARIO tambien de Andonaegui bueno paro porque la lista sería interminable.


Va el verso de JORGE que se titula...


"RECUERDOS"

Pasé una infancia feliz
Entre el estudio y los juegos
Prendidos al corazón
Gratos recuerdos llevo.

Al terminar la primaria
Mi viejo me preguntó
Estudiar o trabajar
Que pensabas hacer vos.

Estudia que es lo mejor
Me dijo el viejo en buen tono
Yo lo sé por experiencia
Es feo poner el lomo.

A mi estudiar no me gusta
Contesté medio apurado
Y al no apreciar lo que dijo
Dejé el consejo de lado.

Cuando empecé a trabajar
Lo hice de carpintero
Tenía yo al arrancar
Trece años más o menos.

Aprendí bien el oficio
Y cinco años después
Como oficial de primera
Ingresé en SUDAMTEX.

Y así sigue mi carrera
Con 18 cumplidos
Algunas novias que tuve
No las guardo en el olvido.

Mis amigos de fierro
El GORDO, LUIS y GUILLERMO
Los llevo en mi corazón
Están en mi pensamiento.

Los dos cafés de mi barrio
Guardan rayos de amistad
Por eso va mi recuerdo
Para “EL PARQUE” y “EL CENTRAL”.

Veinte años, la colimba
Limpio el fusil con esmero
En el TIRO FEDERAL
Justo enfrente al “GALLINERO” (léase MONUMENTAL).

Antes de que me tocara
La colimba por supuesto
Conocí a una tal “EDITH”
En otra ocasión les cuento.


Por Willy Mirakian

Fecha de Publicación:27/09/09

Leer más...

Mi Barrio Parque Chas

Dedicatoria: A los Padres de los que nacimos y nos criamos en
el Parque Chas, por haber elegido ese lugar.

Alguien dijo que todos tenemos un niño adentro, así que poco me va a costar llegar a cada uno de Ustedes.
Bueno, como se pueden imaginar cuando Azucena Ofelia Smurra me mandó el mail, haciéndome saber que existía una página web sobre el barrio, me fui al Google y ahí estaba! Entrar, sofocado por la emoción de que un barrio de Buenos Aires estuviera online, fue un shock.
De ahí a empezar a recordar hechos y personas fue todo uno y me dije, a cuántos de los nuestros les interesaría lo que me acuerdo y cómo me gustaría saber qué cosas de lo mío quedaron grabadas en la mente infanto-juvenil de mis queridos amigos de la niñez.
Así que, ahí va:

La cosa empieza cuando allá, por el '36, mi viejo el gallego d. Celestino Beiroa y su esposa Dolores Ruibal, d. Lola, se compra un terrenito sobre una calle de barro para seguir aumentando la familia; habla con don Genaro, del que no recuerdo otros datos, y le mete a las dos piezas, cocina y baño del 2434 de Marsella. Ya estaban en el barrio, de los que me acuerdo que se hablaba en casa, cuando se hablaba delante de los chicos por que no había nada que ocultar, de don Domingo Mele, d. Do-mingo Risoleo, d. Fioravanti Palópoli (nuestro querido y tierno d. "Fiori"), don Francisco Guido y su Sra. D. Antonia, y alguno mas que no alcanzo a descubrir, como ser don Pedro el lechero, don José Intelisano, Don Eduardo Sacco y doña Sabina, pero con el paso de la narración vaya com-plementando el rompecabezas.-

Al tiempo vendrían d. Alfredo Smurra, su hermano Luis con d. Olga enfrente y los Intelisano mas hacia la placita, amén de los hijos del lechero d. Pedro que no eran de la partida, lo mismo que Enrique y Eduardo Sacco que eran poquito mayor que nosotros pero que nos cuidaban como hermanos y nos enseñaron a jugar a la biyarda pero sin que nos sacáramos un ojo.
Trataré de ser sucinto pero no puedo dejar de darme el gusto y hacerles llegar a cada uno de los que aparezcan, un recuerdo que los pueda inducir a buscar a aquel amigo de tantos juegos y si se les escapa una sonrisa, mejor.
Clelia (la hija de la "artista" como llamaban nuestras viejas a la madre) era enderezada en otros caminos, pero se moría por estar en los juegos nuestros.

Antoñito y Santo (el que se daba de baja por su cuenta de la colimba y lo venían a buscar cada dos por tres) eran mas grandes, Tino y el rubio Pedro Bax, hijo del chofer de la Infanta Elena cuando vino a Buenos Aires en ocasión del Centenario de 1910, los Casciaro, primos de los Smurra, Darío el de la esquina opuesta a Angelito el carpintero, Luis Daverio el abogado que se fue por el 50, ya era de un gru-po mayor y si bien los conocíamos, la diferencia generacional nos alejaba, pero en el fondo los sentíamos, al menos yo, como nuestro protectores.

Tampoco Ismael Liaskovich (médico) y Mario Sarkin (bioquímico de nombre en el Instituto Pasteur de Francia) no eran de "fobal", "escondida", ni placita, pero sabíamos quienes eran.

Tampoco Minguito Mele tenía acceso a la libertad, por que un bruto candado puesto a mas altura de la que él podía llegar, se lo vedaba.
Sin embargo a veces, había alguno arrimado al alambre tejido de la puerta acompañando su soledad, yo.

El candado se abría cuando después de veinticuatro horas de suplicio, a eso de las 6 de la tarde don Domingo Mele, abría la puerta, la trababa con una piedra, iba a la azotea y le sacaba el gancho del collar al perro que salía como estampida escaleras abajo, viraba los cuartitos, encaraba la recta final y si llegaba a enganchar a alguien en el medio de la vereda, chico o grande lo hubiera estrellado contra la ventana del comedor de los Smurra en la vereda de enfrente, para frenar de golpe y echarse la meada mas grande del mundo.

En la casa siguiente, cada uno con su cocinita y su pieza, tres familias se agrupaban, entre ellas las de d. Luis Smurra, del que los datos que me acuerdo era que había sido de todo, bombero, boxeador, y operario en la instalación del gasoducto Comodoro/Buenos Aires, como también feriante. De la obra pública se había traído una radio portátil a pilas, la primera que vi en mi vida. Se iba a la placita y se escuchaba los partidos, por supuesto como todo el clan: de Racing. Duro el hombre, no perdonaba nada y muestra de ello eran las piñas con que trataba de contener el espíritu de Ricardo, su único hijo, pero eso sí el mas grande constructor de barriletes con diseño: bombas y avioncitos con estructura balsa armados pacientemente y forrados con papel transparente, le largaba tanto hilo que se podía ir a dormir que, no solo costaba verlos, si que no se caían nunca, siempre tenían viento.

Mi vieja que, como la de todos tenía el corazón en la mano, le aceptó a d. Olga que se lo iría a buscar al colegio de la esquina opuesta al Tornú en Avda. Del Campo y Chorroarín por que ella trabajaba y no llegaba a tiempo, así que cuando nos sacaba a Rodolfo y a mí de la escuela de Triunvirato y Acha, por las tardes, íbamos por Donado hasta la puerta del Tornú y de allí por delante de la fábrica de ladrillos hasta el co-legio donde tenían a Ricardo. Como era lógico el pibe venía con "número dos" completo, así que cuando llegábamos a casa mi vieja se arremangaba y metía mano para poner las cosas en su lugar, y liberarlo y liberarnos de la olorosa carga, de allí que confirmáramos los golpes en las piernas que ligaba el pobre pibe.

También había una familia que tenía dos nenas una creo se llamaba Elba pero se fueron antes del '55, después supimos que el hombre había muerto. Años después vino un tanito bajito, "Felipe (.?), ya por los 12 o 14 años que fue bastante compinche con todos, pero un día sintió el llamado de su tierra y se fué. Allá por el 80 me encontré con la hermana en Avda. Constituyentes y Salvador Maria del Carril y me dijo que estaba en Italia y que andaba bien.

En la puerta de la única columna de alumbrado que había por aquellos tiempos, la familia Guido mandaba a la calle a los dos menores, Cacho y Carlitos, ya que "Macho" y "Coco" eran mayores y sólo se sentaban en la puerta para "desaznar a los novatos" con descubrimientos increíbles sobre procesos masculinos y femeninos desconocidos, y por que nó sobre los famosos Reyes Magos.

En la casa de Don Jacobo había una familia que el Sr. era carpintero y tenían un hijo de ojos muy claros que al poco tiempo también se fueron del barrio. La hija de don Jacobo tampoco era muy comunicativa, pero después del accidente que le costó la vida a su madre y a su hermanita chica, había cambiado un poco.-

Tengo presente que a la altura de esas dos casas una vez que a un señor que manejaba el camión de don Fiori o el de Humberto Smurra que eran del mismo modelo pero uno con caja y otro playo (tenía dos hijas, Ana, prima de los chicos, pese a vivir en Avda. de los Incas, era de la partida cuando había escondidas o manchas) salió una nena corrien-do de una casa y se le metió abajo, pero me parece que por suerte frenó y no paso nada grave. El que se acuerde del hecho me corrija o aclare.

Tampoco los hijos de don Pedro el lechero jugaban con los demás chicos (tenía un carrito de ruedas finas altas con goma en el exterior así que era muy silencioso y pintón y un caballo elegante en el andar, con montura adornada por unas chinches que se nos hacia agua la boca para, valga la redundancia, la boca del balero). Era un carro de exposi-ción, con los rayos fileteados como si fuera una chatita) creo que se llama-ban Ondina, Pedro y la menor no me acuerdo, estos dos últimos médicos a fuerza de la lucha de los viejos.-

Rino, el hijo de don Enrique, mètre en los buenos hoteles uruguayos tanto de Punta del Este como Carrasco, eran mayores pero siempre se acercaba para reirse con y de nosotros.

Cruzando la calle, en la esquina de "ladrillo a la vista", por que nunca habían sido revocados, "Piraña" (Juan Carlos Bobadi-lla) y su hermanita (que tenía una voz chillona y una risa contagiosa), él siempre tenía una historia interesante para asombrarnos, había estado en la Federal haciendo la colimba y no sé si se enganchó, no creo por que le fal-taba medio comedor, pero discutía con un énfasis que uno terminaba convencido de sus posiciones.

Frente a la placita, los hermanos que tenían al principio venta de leche y luego carnicería mientras las chicas, una, Marta, se casaba con Roberto Alianak (el de Cádiz en cuya casa había dos espejos enfrentados y entrábamos a vernos el jopo repetido) y la otra hermanita que no me acuerdo con quien hubo de casar. Habían venido de Casilda en la Pcia. de Santa Fé.

Por enfrente volviendo para Cádiz, las primas de José "Nene" Intelisano, Elena y la otra, que era mayores y no nos daban mas bolilla que el saludo tierno que se le da unos chicos y, seguidamente la casa del Nene (¡Que duraznos que colgaban hacia fuera!), nunca me enteré de nadie que se quedara colgado de un alambre como a él le pasó en el terreno de Grosso, allí donde jugábamos a la pelota con las camisetas que compramos por una rifa que vendimos de no se que premio y que ganó un sastre que estaba pegado a un garage, al lado de la farmacia de Pampa y Triunvirato, tuvieron que coserle el labio superior y así y todo le quedó la marquita.

A él y a Tomasito los relevé en paradas policiales de la comisaria 37 donde hicimos el servicio militar como coreanos. Después vino el tano (¡pronto alguien que me diga el nombre!) hijo del taxista allá por el 49 y los chicos del carpintero que, el viejo no los dejaba participar mucho con los mas "antiguos" pero con el tiempo formaron parte de "manchas" y "escondidas".
Eduardo Sacco era muy serio, no había muchas posibilidades de contacto, tanto que era algunos años mayor, quizá 3 o 5 pero a esa edad de los 9, tener catorce era tener carnet de "mayor", y obviamente estar mas cerca de los pantalones "largos" que nosotros.

En la casa siguiente a la de Don Eduardo y Doña Sabina Sacco, dos "pan de Dios" justo para ese barrio, de un médico ciru-jano que luego se mudó, luego fueron a vivir Monona y Luis con su hijas que fueron toda la vida muy amigas de los del 2431, mis inefables Smurra.

Con ellos y con los Palópoli la afinidad fue total, no sólo de mis viejos sino también de mis hermanos. Amén de que gozaban de toda la preferencia de Tia Carmen como si fueran de la familia y eso entre gallegos es decir mucho.-
Don Alfredo hecho en una escuela de dura y Doña Filomena en una similar de tanos trabajadores formaron una pareja para luchar y superarse en pro de los dos críos que tenían Eduardo y Norberto. Él obsesivo con su trabajo en el ACA por las tardes y su puesto de papas en la feria de Urdininea, su presencia de blancura y rayas del pantalón que cortaban el viento, serio pero cariñoso, cuando mil veces me puse a su lado para ver como sacaba un tornillo o una pieza de aquel viejo camión que tantos años estuvo esperando salir a dar una vuelta a la manzana, pero, creo, siempre habría un gasto familiar que demoraba su puesta en marcha, pero facilitaba los escondrijos para jugar a la escondida.

Ella, una leona de la limpieza y la cocina, tanto el lavado a mano, todos los días, de los guardapolvos para que los tres incluí-das las colitas de "Azu" para ir al colegio fueran impecables como los "fuccille" hechos con el alambrecito de acero para que se cocinaran mejor y la radio, clavada la sintonía en Radio Porteña tanto con la novela del medio día del Gaucho Matrero como los tangos que hasta mi vieja tararea-ba. Ahhh....los domingos cuando venía la abuela materna era la fiesta!, en esos días de enero o febrero cuando hacía ese calor del que no valían los Aires Acondicionados y sí la pantallita o el ventilador Marelli de aspas de bronce, el escalón de mármol negro de la puerta era tan refrescante como todos los modernismos.-

También para setiembre el día de la Primavera, recibíamos en casa sus primorosos platos cubiertos con servilletas inmaculadas con unos cañoncitos dulces con confetti (que tienen un nombre tano que ellos saben mejor que yo) que nos recordaban una nueva fecha del casamiento de los Smurra. La alegría fue cuando nació Azu por que ya éramos mas grandecitos y comprendíamos el porque de la abultada panza de Doña Filomena y sabíamos que venía un niño, siempre con el pudor y decoro con que, por aquellos tiempos, se tocaban esos temas. Tuve, y aprovecho la oportunidad para agradecerles infinitamente donde quiera que estén, aquel cobijo que me dieron a mis doce años cuando la gente me pre-guntaba:
¿Y....como está tu hermano?
y yo contestaba: ¿cuál?,
a lo que me respondían: ¡Tino!
y yo replicaba: Ahhh.. Tino bien por que no lo ope-raron (estaba internado en el pabellón Lanari del Tornú") .....al que opera-ron fue a Rody que está en el Clínicas, y ahí, tenía que decir lo que había ocurrido.
Claro, yo venía de la Escuela y doña Filo me tenía el tazón de aluminio con el dulce mate cocido, compartido con sus hijos, tan caliente que si pegabas los labios te quemabas hasta la nuca.-

Y al lado, en el mismo terreno, al fondo, por el pasillo de baldosas alternadas, los Palópoli: d. Fiori, doña Beba, (Juan) Alberto y Beatriz.-
Mi recuerdo con don Fiori era que, allí por las cuatro de la tarde cuando se levantaba de la siesta, (por que con su camión, traído de Los Toldos una noche de frío y lluvia -- salimos todo el barrio a ver el Chevrolet 46 con caja, que iba a servir para ir a buscar a "Casa Amarilla" las bolsas de papa que vendería luego en la feria) se levantaba muy temprano para llegar al puesto y tener la mercadería presentable para la venta de la mañana, decía, entonces, que después de la siesta se sentaba en el es-calón de la entrada a la casa y empezaba a silbar, sisear diría, entre los dientes todos los tanguitos de Gardel y Corsini que se sabía, cuando no, los entonaba en vos baja y me hablaba de lo bueno que habían sido ambos cantantes. Yo lo escuchaba con la fruicción del que quiere exprimir a un ídolo todo lo que sabe.

A doña Beba (de Genoveva), bendita entre las benditas, todo mi recuerdo por el lugar que me dió. Recuerdo que los miércoles, cuando con disimulada vergüenza me acercaba a pedirle una revista, me pasaba el "Intervalo" para que me leyera las aventuras de Mandrake y algún detective dibujado en historieta en tanto en casa no largaban un centavo si no era para el "Billiken" culturoso. Creo que fué de las primeras que empezó a llamarme "Juancarlitos" en lugar del familiar "Chichin".-

Alberto también era de la época anterior, junto con Eduardo y Rino y Juan Risoleo pero su trabajo en el Correo, por aquellos tiempos y el ayudar a su padre en la carga y descarga lo tenía menos cerca de nosotros. Ya con Beatriz fue diferente, el conocimiento fue mas amplio por el vinculo generacional y el cuidado que prestábamos de ella para que trajera a su prima Elsa a jugar a la escondida y mas tarde a los "asaltos" hogareños.-

Tal fue la relación amistosa, me honra nombrándo-me en su e-mail a esta página, con el sobrenombre que me pusiera mi vieja creyendo que iba a ser un "chiche": "Chichin". Años después y ya grandes, un compañero de secundaria de mi hermano Rodolfo (mi vieja se arrogaba el crédito de haberlos presentado) terminó siendo su esposo, nuestro inolvidable Aroldo Gisels (¿sería con "H"?).-

También hubo un familia , en el 2419, con dos hijos pero no habían nacido propiamente en el Parque Chas, Humberto y Cacho. De la señora mas vale no contar nada por que era tan agria que nos mojaba las baldosas con agua para que no jugáramos a la bolita en la divisoria con la casa de Tomasito. El mayor era Humberto, Sargento de Infantería pero tenía la virtud (?) de ser tambor mayor de una banda de regimiento, así que los 8 de julio cuando traían los muchachos colimbas marchando desde Campo de Mayo, pasaban por Avda. de los Incas y Triunvirato y en una de esas se nos aparecía aquel grandote revoleando, marcial y acrobáticamente, su silencioso instrumento, señalando los inicios, ritmos y finales de las marchas que nos hacían marcar el paso en el mismo lugar y sentirnos orgullosos por que vivía en nuestra cuadra.

Otro que también andaba, de vez en cuando cerca, era Alberto Lombardía, de enfrente a la casa donde alguna vez vivió Argentino Ledesma, sobre Cádiz, pero luego, al comenzar a estudiar se lo vió menos por el barrio.
Tampoco los Velo, hijos del dentista de La Haya aparecían con la patota de Marsella.

Eduardo Taccone, Goré, de la Haya, Gnieco o Ñieco (un sobrenombre) de Treveris, Guillermo el bajito de Gandara, Los Bettini todos eran de nuestro Parque Chas, pero los de Marsella teníamos un mun-do a parte.

Los hermanos Alianak, venidos de otros barrios también fueron de algunas partidas de bolitas bastante peleadas, tanto de hoyo como triángulo. El que la tenía clara con las bolitas era Carlitos Gutiérrez el de la "otra" Marsella en su segunda cuadra (aquel, cuyo padre, nos llevaba a la escuela los día de huelga o medio revuelta en la primera época peronista con el facón a la cintura, debajo del saco, por la dudas....) y en las figuritas descollaba, aquel rubiecito que viviera en lo de don Jaco-bo cuyo nombre no recuerdo.-

Cómo me voy a olvidar de Leonardo Schwaizer, el de arriba de la panadería de Gándara, que jugaba al ajedrez con el húngaro oloroso, a caballo de los bancos de la plaza y después nos jugaba a noso-tros y nos ganaba las estampillas recibidas en casa.

También formó parte de la camarilla de la placita el gallego Diego Rodriguez Rey (Jefe de Servicio de Patología Mamaria en el Pirovano, hasta que supe de él) el hijo de doña Carmen que lo llamaba con el argumento de comer: "Diejooooo, a tomar la soooopaaaa!.

Algo típico era el silbido de don Alfredo para arrear a los suyos: "uiiiiiiiiiiiihi" un pitido largo y otro cortito cambiado de intensidad, no solo era un aviso para Edu y Norbe, había que prestar atención si detrás de él venía la gallega doña Lola a traer a lo suyos: "Roooo-di....Chichiiiiiin! y ahí salíamos por la vereda de enfrente para que el coscorrón llegara mas tarde, por que nos habíamos fugado del seguro reducto hogareño saltando la verja por que la llave, estaba en el bolsillo del delan-tal de la vieja que mascullaba sus cosas dándole a la tabla por que el "Es-labón de Lujo" que le había traído el viejo, "rompía la ropa", "gastaba mas jabón y corriente"! Ja!

Uy!!! Me olvidaba del silbidito que nos avisaba que alguno rondaba cerca. Era ondulante, repetido tres veces y con un remate, todavía hoy lo uso para identificarme con los míos a modo de saludo.
Particularmente con Tulio Roberto Paccini y Fernando Garcia Ginabreda, con quienes mantengo contacto todavía.

Quizá dejo para el final la historia del pino de la placita. El pino que daba frente al almacén de Don Jacobo y Doña Clara, que no sabían de pulsos telefónicos y a las clientas les prestaban el teléfono "público" para que se sintieran comprometidos y siguieran como leales clientes. También si había una necesidad se llegaban a la puerta del necesitado para avisarle que tenía una llamada, casi siempre para avisar algo tris-te.

Tampoco me olvido de Horacio "el grandote", primo de Beatriz y Alberto que nos visitaba en las vacaciones y era compañero transitorio de juegos.-
Les decía del pino. Era un lugar donde uno podía otear el horizonte, de casas bajas, sin peligro por que tenía tantas ramas cruzadas que si fallaba un pié ahí nomás estaba la otra para sujetarse. Así llegábamos hasta casi la copa donde en las noches de verano nadie podía alcanzar a vernos dado la poca luz de las farolas de la placita. También los "rangos y mida!" con las plantas de Berlín y Marsella que se saltaban mejor cuando las podaban.

Me falta Tomasito Risoleo, hijo menor de don Domingo y Doña Mariana la que había nacido en Estados Unidos y al año la llevaron a Italia, pero cuando fue al consulado de EE.UU. para darle alguna partida o algo así, como decía "nacida en EE.UU." le hablaron en inglés, de donde Juan o Tomás tuvieron a aclarar que solo había estado el primer año en EE.UU.-

Tomás tenía un hermano mayor, gran amigo de Alberto Palópoli: Juan Risoleo, que lo mismo que Tino a Rodolfo y a mí, nos querían tener de hijos pero no pudieron por que crecimos antes de lo que esperaban. Ja! A veces veía desde nuestra azotea cómo Juancito lo corría a Tomás por los techos del garaje y si la puerta del garaje tenía arena éste saltaba desde allí al montón sin hacerse nada, es decir sin matarse. Dada la posición económica mas solvente de la familia, tenían auto, así que cuando pudimos ya empezamos a colarnos en alguna escapada para despuntar el vicio y la emoción de "manejar".-

A Tomás lo habían mandado al cole que lo traían en colectivo, aquél inalcanzable "Manuel Belgrano", pero su corazón estaba con la patota de su barrio, apenas llegado del cole, revoleaba todo y salía de disparada para la placita a jugar a la pelota y divertirse con todos los demás. También para las figuritas y la boleta era de temer, pero era sano cuando perdía sabía pagar con "ñateros" que valían oro.-
Los que la escolaseaba también con las bolitas, en el triángulo eran los Guido, Cacho y Carlitos era del "hoyo".-

También sabíamos de los Rigón, pero el mas chico, Tito, era mas del grupo de Johnny Estrugo y Roberto Alianak y Jorge Roveglia (.?) de dónde moría Torrent, en Treveris.-

Uhhh, me olvidaba ¿se acuerdan cuando se lo llevaron al petizo que vivía en lo de los Guido por que había amasijado a un zapatero de Triunvirato? A ese lo llamaban "Elevantor" por los zapatos del mismo nombre que tenían un taco de cuatro centímetros para darle mas nivel al "sotipe".

Recuerdo gratamente a Eduardo diciendo poesías de Gagliardi y a Norberto cantando tangos. Un día, jugando, lo corrí por detrás del camión de don Fiori y vino el de la bici y se lo llevó puesto, deján-dole el cachete perforado, terminó en el Tornú con puntos.

Un recuerdo respetuoso para don Alfredo Smurra leal amigo de mis viejos, lo mismo que su querida esposa a quien mi vieja ayudara en los quehaceres cuando su estado fisico se redujo sensiblemente; a él que no aguantó la soledad y se fué "al usso nostro" como me dijera Norbe en su momento.

Después mi viejo juntó firmas e hizo poner los caños del gas que trajeron adelanto y así dejamos de ir todos los inviernos a hacer la fila al surtidor del "kerosén" (para las Volcan), y gomería que había frente a lo que fue aquella casa de discos sobre Avda. de los Incas, casi en la puerta de los Scalise, antes de que edificaran, a donde íbamos con la lata de aceite de cuatro litros por que el número en centavos daba redondo, creo que 40 guitas en cobres!, en realidad a los chicos nos llevaban a hacer número a la cola para después cargar los viejos con los envases.

También había un montón de gente de afuera que venía a la plaza pero este recordatorio no abarca a todo el Parque Chas sino al ámbito de esas cuadritas de Marsella en que nos criamos.

Perdón si me equivoqué algún nombre, hecho o parentezco, en todo caso espero me rectifiquen y aumenten, por que acepto "Fé de erratas".
Mi recuerdo para Roberto Barreiro que lo ví hace tres o cuatro años y me reconoció después de veinte!!!!

¡Vamos, vamos, desempolven recuerdos y vuélquen los en este lugar donde nos regocijaremos con anécdotas personales que quizá ni nosotros mismos recordamos!.

"¡Mancha! ¡Pido Gancho!" "¡¡¡Tremildosuya!!!" (en la biyarda o billarda, nunca supe lo que era, pero había que decirla), "¡¡¡Libre para todos miiiiis cooooompañeroooooos", y en la semipenum-bra de la tarde se dibujaba el cuerpo escondido para tratar de llegar antes del que había contado: ¡hasta cuarenta eh! Hasta cuarenta! Para que nos diera mas tiempo quizá para dar la vuelta a la manzana.-

¡Chau flaco, chau flaca!, ojalá se volvamo a encon-trar!!!!............con los que se fueron y tomaron otros caminos para hacer su vida, a los que iban al cine Parque Chas o al 25 de Mayo, (los miérco-les, por que daban 3 pelis de aventuras), para los que cuando pasan cerca no pueden dejar de darse una vueltita por la calle que nos vió crecer, para los que siguen juntos, para los que no se vieron más, para los que nunca olvidaremos que: ¡Nacimos en el Parque Chas!
Perdón, tengo los ojos nublados y no veo las letras pero no quiero cambiar el Tamaño de la Fuente de mis recuerdos por uno mas grande, total ......los llevo en el corazón!.-


Recuerdo de mi Barrio Parque Chas
por Juan Carlos Beiroa Ruibal desde Alicante - España.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



Leer más...
Previous
Próximo

 

Banner
miguelrep.blogspot.com

 

 

Parque Chas en Fotos

In order to view this object you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player
Joomla! Slideshow

 

 

 



TANGUANGO: Punteo sobre la raíz afro del tango. Parte II

Imagen

Miércoles, 16 Abril 2014

    El objetivo del siguiente artículo será probar algunos puntos de abordaje sociológicos para tratar la problemática alrededor del origen del...

Festival de murgas en el Congreso: "No a la prohibición de Corsos Barriales Independientes y Autogestivos"

Imagen

Miércoles, 16 Abril 2014

  Un gran festival murguero de agrupaciones del carnaval del conurbano bonaerense con apoyo de murgas porteñas, se realizará el 16 de abril...

La justicia por mano propia no es justicia: La Defensoría repudia los linchamientos

Imagen

Martes, 08 Abril 2014

  Ante los recientes casos de linchamiento que han tomado estado público, y considerando los riesgos del efecto multiplicador derivado de su...

Resumen de la 2º Asamblea 2014 del Consejo Consultivo de la Comuna 15

Imagen

Martes, 01 Abril 2014

    El miércoles 26 se realizó la segunda asamblea en el Club Comunicaciones del barrio de Agronomía. Asistieron unas 60 personas entre vecinos,...

Agronomía: Es oficial la denominación del “Pasaje 2 de Abril”

Imagen

Viernes, 28 Marzo 2014

    Recibió sanción definitiva una ley que establece cambiar la denominación de dicha arteria. Fue, por intervención de los vecinos, bautizada...

Se presentan los Talleres de Reflexión 2014 del Hospital Tornú

Imagen

Martes, 18 Marzo 2014

  La charla informativa e inscripción se realizará el miércoles 19 de marzo de 18.30 a 19.30, en la sede del Club SABER, ubicado en la calle...

Asumieron las nuevas autoridades de la Defensoría del Pueblo de de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Imagen

Viernes, 07 Marzo 2014

  Alejandro Amor, nuevo Defensor del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires estará acompañado por los Defensores Adjuntos María América...

Puesta en valor de la Plaza Jamaica

Imagen

Miércoles, 26 Febrero 2014

  En la plaza ubicada entre las calles Moscú, Burela y Estocolmo, se realizaron tareas de reacondicionamiento. Se sumó vegetación, mobiliario...

“Carnaval de mi barrio”

Imagen

Martes, 18 Febrero 2014

  A punto de debutar en su cuarto CarnaPratasso consecutivo y de su actuación en el Club SABER de Parque Chas el próximo sábado 1º de marzo, el...

La Biblioteca Popular El Resplandor invita a los vecinos a asociarse y participar de sus actividades

Imagen

Martes, 28 Febrero 2012

Fundada hace 83 años, cuenta en su sala con más de 35 mil volúmenes que se renuevan todos los años. Además, durante el año se realizan talleres...

Las calles de Parque Chas y sus significados

Imagen

Viernes, 18 Noviembre 2011

Cuántas veces nos hemos preguntado por el origen y significado de la calle donde vivimos, o de aquellas que transitamos...

Parque Chas en la literatura y el cine

Imagen

Martes, 20 Septiembre 2011

Por Leonardo Killian* (con la colaboración de ParqueChasWeb) Debo confesar que en los casi treinta años que llevo...

“Buenos Aires ofrece condiciones naturales inmejorables para circular en bicicleta”

Imagen

Martes, 14 Mayo 2013

Por: Lorena Santa Cruz Twitter: @piquinauta   Andrés Kilstein es Sociólogo, periodista y notero de CQC, pero también es un ciudadano consciente...





Charlie´s Hostel Buenos Aires

Charlie´s Buenos Aires Apartments


For Rent Argentina
4RENTARGENTINA





















4rentargentina
 

Buenos Aires,
Llamado a Audiencia Pública (clik para ampliar)
Banner
Banner
Google
Web www.parquechasweb.com.ar

ParqueChasWeb TV

Playlist: 0 | 1 | 2 | 3
You need Flash player 6+ and JavaScript enabled to view this video.
ParqueChasWeb TV

Mapa de Parque Chas


ampliar
Banner
An error occured during parsing XML data. Please try again.


Creative Commons License


This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 Argentina License.
2000-2014© Registro de la Propiedad Intelectual Nº Expediente 5115812 - 13/08/13
EL Portal de Parque Chas integra el Registro de Medios Vecinales de la CABA (Ley 2.587)